Cargando

COMUNICADO 01 DE JULIO – ANEXIÓN CISJORDANIA

El Movimiento de Mujeres Palestinas, ALKARAMA, junto con BDS Madrid y Unadikom, convocamos esta manifestación el día 1 de julio de 2020, que tendrá lugar en diferentes partes del estado español, en Madrid será en el frontis del Ministerio de Exteriores a las 19:00. El objetivo de estas manifestaciones es doble:

El primero, denunciar que el próximo 1 de julio, el régimen de Israel tiene previsto declarar la anexión del territorio de Cisjordania, invadido con su ejército y con 600.000 colonos desde 1967.

La declaración de anexión de Cisjordania supone la continuación del proyecto invasor pactado hace 100 años entre Occidente y el movimiento sionista internacional. Donald Trump continúa la doctrina del ministro británico Balfour y Benjamín Netanyahu sigue la doctrina del fundador del sionismo, Theodor Hertz, que es continuar con el robo ilegal de territorio palestino, la desposesión a las personas nativas palestinas de sus hogares y tierras, la quema de sus olivos y destrucción de sus medios de vida, la demolición de sus hogares, su confinamiento en guetos bajo régimen militar, detenciones y secuestros indefinidos, así como mantener a miles de presas y presos políticos en las cárceles bajo tortura física y psicológica, centenares de ellas menores de edad, ejecuciones en cualquier puesto de control del ejército, o masacres colectivas en Gaza, para que busquen el exilio como única opción de vida. Con todo esto buscan hacer una limpieza étnica de los indígenas palestinos.

Hay que recordar que la población refugiada palestina es la más antigua y numerosa del planeta sin que Occidente haya obligado a Israel a que acate el regreso de más de 6 millones de personas. La declaración de anexión supone un paso más en la pretensión sionista de apoderarse de toda Palestina mediante la conquista militar, y pretende legitimar todas las acciones criminales en la invasión progresiva desde el comienzo de la limpieza étnica en 1948 hasta hoy a costa del derecho de las alrededor de 14 millones de personas palestinas, 7 millones en toda Palestina y más de 7 millones refugiadas en el exilio.

La segunda denuncia es contra Occidente y la impunidad que otorga al régimen israelí, y por tanto nuestra exigencia de sanciones y boicot a Tel Aviv.

La apisonadora israelí se permite la arrogancia de anunciar con antelación otra vulneración más de la legalidad internacional con el apoyo de EEUU, y entre ambas forman una asociación de Estados forajidos al margen de la legalidad. Con mucha más claridad que en el pasado, hemos visto su actuación conjunta estos últimos años para intentar destruir Palestina y su pueblo. Desde el reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado sionista, el corte de fondos a la Agencia de personas refugiadas palestinas -UNRWA- de la que dependen millones de palestinos y palestinas para sobrevivir, el llamado “Acuerdo del Siglo” de Trump, que es un plan de rendición palestino redactado por Netanyahu, etc. El 1 de julio en realidad van a intentar implementar una nueva etapa de ese plan de rendición palestino por medio del castigo colectivo.

Pero esto no sería posible si no hubieran contado durante décadas con la impunidad de sus actos a cargo de Europa. La diplomacia hipócrita de los estados europeos ha sido decisiva durante 72 años de violaciones israelíes, alimentando esos crímenes continuos con unas débiles condenas verbales mientras se reforzaba e intensificaba el apoyo incondicional al régimen de apartheid de Israel, en acuerdos políticos, económicos y militares.

Las declaraciones de representantes de la UE, incluido Josep Borrell, alto representante de la UE en política exterior, o las palabras del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, siguen exactamente el guión de condenas más o menos altisonantes pero completamente vacías de contenido. Han dicho que no reconocerán la anexión, que Israel cumpla con el derecho internacional, que ponga fin a las actividades ilegales… pero todo ello carente de medidas significativas, en la práctica es una estéril retórica de apaciguamiento, sin acciones de ningún tipo contra el Estado que vulnera más legalidad internacional del planeta.

Hoy más que nunca, exigimos a la Comunidad Internacional, a España y la UE que, de una vez por todas, tome medidas efectivas e imponga sanciones al sionismo y a sus políticas.

El régimen de Tel Aviv debe ser sometido a una política internacional sistemática de sanciones y boicot en todas sus dimensiones: política, económica, cultural, deportiva, etc. y convertirle en un paria de la comunidad internacional de la misma forma que se hizo con Sudáfrica y su apartheid durante el s.XX. Esto es lo que reclama la sociedad civil palestina desde 2005 exigiendo el cumplimiento de 3 puntos: fin de la ocupación, del muro y del régimen militar israelí, aplicación del derecho retorno de las personas refugiadas palestinas, y derogación de las 70 leyes de apartheid para las personas palestinas que tienen ciudadanía israelí.

Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel BDS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *